La obesidad es considerada hoy en día una enfermedad crónica que se inicia por el exceso de grasa en el cuerpo, y que afecta más allá de la apariencia física, trayendo consigo una serie de complicaciones muy riesgosas para la salud, como problemas cardiovasculares, dermatológicos, gastrointestinales, diabéticos e incluso cáncer.

Si bien las pruebas que relacionan a la obesidad con riesgo de cáncer provienen de estudios de observación que no son concluyentes, a nivel clínico se ha determinado que cantidades mayores de grasa corporal están asociadas con mayores riesgos de varios tipos de cáncer, incluyendo:

  • Cáncer de endometrio
  • Adenocarcinoma de esófago
  • Cáncer gástrico del cardias
  • Cáncer de hígado
  • Cáncer de riñón
  • Mieloma múltiple
  • Meningioma
  • Cáncer de páncreas
  • Cáncer colorrectal
  • Cáncer de vesícula biliar
  • Cáncer de seno
  • Cáncer de ovario
  • Cáncer de tiroides
Al igual que el cáncer, la obesidad puede ocasionarse por variados factores; genéticos, metabólicos, endocrinológicos o ambientales; pero lo más común es que la causa principal sea una sobrealimentación, sumado a esto la reducción de actividad física.

Acude con tu especialista de confianza para conocer más sobre los factores de riesgo que inciden en el desarrollo de tumores y cáncer en personas de todas las edades. Llámanos para solicitar una cita y obtener la atención de un médico oncólogo con amplia experiencia realizando diagnósticos oportunos y tratamientos contra estas enfermedades.

¡Recuerda que tu salud es lo más importante!